La mejor información sobre el mundo del TAXI


22/11/2021

Persegu, una app para evitar ataques violentos en el taxi


La vuelta a la normalidad ha traído consigo un aumento de los incidentes violentos en el taxi. En las últimas semanas, el sector está viviendo una nueva oleada de inseguridad, siendo Barcelona epicentro de estos desagradables sucesos que han motivado diferentes encuentros con administraciones y fuerzas de seguridad.

 

Aunque según los datos de los Mossos d'Esquadra las cifras no son tan preocupantes como en 2019, la sensación de inseguridad que vive el taxi de Barcelona ha motivado la celebración de varios encuentros entre el sector y las administraciones, desde el Institut Metropolità del Taxi a la Dirección General de Transportes de la Generalitat, con el objetivo de reforzar la seguridad del sector. 

 

De acuerdo con los datos ofrecidos por los Mossos en la última Comisión de Seguridad del Taxi de Catalunya, este año, desde enero hasta septiembre, se han contabilizado 19 denuncias por robos con violencia y 49 por hurtos. En relación a los robos con violencia a taxistas, en 2019 se contabilizaron un total de 51 denuncias, la cifra bajó a 24 en 2020, el confinamiento ayudó en este sentido, y este 2021 ya se han denunciado 19 casos. Sobre los hurtos, Mossos tuvo constancia de 141 hurtos a taxistas de la ciudad en 2019; 74 en 2020 y este 2021 ya se han contado 49. Ante estas cifras, el sector se ha mostrado tranquilo al comprobar que, a pesar de la coincidencia en el tiempo de varios incidentes, el taxi es un transporte seguro.

 

A raíz de estos sucesos, se puso en contacto con nosotros Amando Sanz, un informático con más de treinta años de experiencia que ha desarrollado PerSegu, una aplicación anti ataques violentos y que ya ha presentado a los Mossos d’Esquadra, recibiendo su visto bueno. “Es una app útil para todo el mundo y lo ideal es que su uso se generalizara, porque tendría un efecto preventivo”. De momento está a la espera de presentarlo su a colectivos LGTBIQ+, aunque está abierto a otros colectivos, como el del taxi, que podrían beneficiarse de su utilización. 

 

Aunque no ha querido entrar en detalles de cómo funciona exactamente, la aplicación recopilaría datos que ayudarían a la identificación del agresor y, después, los enviaría fuera del dispositivo para su posterior uso. Por eso, nos ha explicado Sanz, es importante que los usuarios estén familiarizados con ella. “Al ser usada en situaciones de stress es necesario que el usuario la tenga parametrizada correctamente, y la habilidad y velocidad en la actuación son fundamentales para disuadir el ataque”.

 

Además, se puede usar de muchas maneras en función del tipo de ataque o de lo que está sucediendo. “Si necesitamos que la obtención de las pruebas se realice sin que el agresor lo sepa (por temor) simplemente sacudiendo de forma enérgica el móvil se enviarán los datos obtenidos hasta este momento”, nos explica. En caso de que roben o de que rompan el teléfono móvil, la información de identificación ya habría salido del aparato. “Si hay algún taxista o asociación interesada, que se pongan en contacto conmigo”, se ofrece.